Ashimoto

Sigo tus pasos imperfectos, tu belleza frágil, casi quebradiza. Destellos de intimidad en la gran urbe. Alrededor de tus pies…

César Ordóñez

Leer mas

CÉSAR ORDÓÑEZ O LA FORMA QUE SE INTUYE

Para designar la realidad, el budismo utiliza la palabra sunya, que significa vacío. También es el nombre que recibe el número cero. El observador llena la realidad, que sin su presencia estaría vacía, de la misma manera que el matemático no puede trabajar sin un número, el cero, que es una especie de antítesis de número. El fotógrafo César Ordóñez nos propone un acercamiento a la realidad japonesa a partir del término ashimoto, que podríamos traducir como la parte de un pie de una mujer que se intuye a través del pliegue de un kimono. Pero de hecho ashimoto es un concepto polisémico que también puede hacer referencia al pie, o a una parte del pie. De la misma manera, las imágenes que nos muestra este artista tienen muchas connotaciones: insinúan mas de lo que muestran, y muestran justo lo que necesitamos para hacernos una idea de donde vienen y hacia donde van los sujetos fotografiados.

Partiendo del concepto de fotografía robada y después de un minucioso trabajo en Japón a lo largo de los últimos años, César Ordóñez consigue diferentes cosas. Primero, plasmar un estilo claro y diferenciable, y segundo, tener un discurso propio que nos dice alguna cosa nueva y que, en definitiva, nos explica una historia. Estamos acostumbrados a los fotógrafos que consiguen un estilo propio y, de hecho, este es uno de los objetivos que persiguen la mayoría de las escuelas de fotografía. Lamentablemente el estilo propio, como objetivo final y único, no deja de ser una especie de sunya, de vacío, que sólo el artista puede llenar con un discurso creativo.

Màrius Domingo

SENSUALIDADES

La sensualidad no se puede maquinar, y de aquí que el bombardeo de imágenes publicitarias que nos persigue diariamente nos deja cada vez mas indiferentes. El fotógrafo César Ordóñez viajó a Tokio con la ilusión de captar un erotismo real y natural. Sereno e íntimo. Auténtico. La serie de fotografías en blanco y negro y en color, que expone en Barcelona, son como una caja de píldoras de sensualidades. En las imágenes aparecen pies de mujeres, pies calzados y ornamentados con elegancia y fantasía, sin caer en la exuberancia, que evocan un glamour nada sofisticado y una belleza tierna y misteriosa, próxima e inaccesible al mismo tiempo. Hay fotografías robadas, pero también muchas de consentidas. La autenticidad se impone: cada pie tiene el valor que tiene también por sus imperfecciones.

María Palau