A Place Like Home

Tras la epidemia de crack de los 80, el barrio de Mission Hill de Boston se convirtió en uno de los más peligrosos de la ciudad. Sin embargo, en la última década, los residentes, mayoritariamente hispanos y afroamericanos, han sido testigos de la rápida recuperación del barrio. Cuando me mudé a vivir en Mission Hill de mi nativa de Barcelona, me atrajo conocer a las familias de Puerto Rico que llevan residiendo ahí más de treinta años. Las similitudes arquitectónicas y la clara diferencia entre el exterior y el interior de las casas captaron de inmediato mi atención y tras entablar relación con los residentes, me invitaron a conocer sus hogares y familias.

Leer mas

Los exteriores de las casas, geométricamente simples y simétricos, pintados de colores pasteles contrastan con los interiores poco iluminados y altamente decorados. La repetición formal e impersonal del exterior contrasta con la calidez de los interiores – la decoración, la reiteración de iluminación cálida y la presencia de ornamentos religiosos y culturales en todas las casas. Las familias presentan sus hogares como santuarios domésticos incluso cuando las paredes y los muebles de madera muestran signos de desgaste. El uso de muebles dorados y adornos brillantes , así como la iconografía religiosa describe una intensa relación con sus creencias religiosas. En los retratos, me interesa retratar las personalidades y relaciones entre los miembros de las familias. A lo largo de mis visitas traté de representar lo que me ha mantenido hipnotizado todos estos meses.