Click Here

The Muses XXXV - Hemerocallis Fulva

The Muses XXXV - Hemerocallis Fulva

Irene Cruz

157,30 €

Disponibilidad: En existencia

Proyecto: The Muses

Año: 2016

Formatos:
16 x 24 cm - Serie de 5 + P/A
24 x 36 cm - Serie de 5 + P/A
40 x 60 cm - Serie de 5 + P/A
80 x 120 cm - Serie de 3 + P/A

Firmada por el autor.

* Campos requeridos

Ver todos los formatos y acabados

* Tiempo de producción: 7 días laborables

Irene Cruz

Madrid. 1987. Es fotógrafa y video-artista. Actualmente vive y trabaja en Berlín. Licenciada por la Universidad Complutense de Madrid en Publicidad y Relaciones Públicas, y Comunicación Audiovisual. Luego realizó el máster internacional EFTI, especializándose en Fotografía conceptual y creación artística, además de un curso especializado sobre iluminación narrativa cinematográfica (dirección de fotografía de cine).

La luz es sin duda una parte muy importante y característica de su trabajo, es lo que la ha llevado a explorar y experimentar especialmente los países del norte de Europa.

Cuenta ya en su currículum con más de 300 exposiciones de fotografía, videoarte y videoinstalaciones en todo el mundo (destacando lugares como el Palais de Tokyo de París, el círculo de BBAA en Madrid, La KunstHalle y la Deutsche Oper de Berlín, Project Art Space de Nueva York o el MUA de Alicante, o el Da2 de Salamanca). También ha participado en diversas ferias como ARCO o Art Madrid, Positions (Berlin), Art Basel... Además el próximo Abril 2017 Irene Cruz es la artista invitada e imagen de la feria La Quatrieme Image de París.

Ha ganado premios importantes tales como el accesit de Fototalentos de la Fundación Banco Santander en 2010, el segundo premio de Fotografía Fundación AENA, el primer premio en el II Certamen de Fotografía CFC-Iberdrola en 2014, y el premio a mejor pieza de Videoarte de 2014 por la plataforma internacional Elmur.net

Ha participado en el festival Photoespaña en varias ocasiones desde el año 2012 en diversas galerías privadas y centros, siendo la artista más joven que ha participado en dicho festival. También ha sido galardonada como la Artista Emergente más con más proyección internacional por el jurado especializado de Why on White, formado por los galeristas y gestores culturales más importantes del momento.

Irene Cruz además tiene obras en importantes colecciones nacionales e internacionales.

Statement

Mi Obra es a cerca del misterio, la privacidad, la integración en el paisaje… Me interesa realizar mi obra lejos de la personalización, cerca de representar emociones y sentimientos universales. Otra característica distintiva es la luz, la luz del atardecer, una luz fría… esa es, “mi azul”. Siempre he sentido una gran atracción por la iluminación tenue e íntima, sutil, serena, que envuelve el escenario. Rara vez muestro los rostros en mis fotos. Aunque creo que la clave principal es lo que la palabra “liminal” significa (refiriéndose a la posición del estado inicial de un proceso, o bien estando a ambos lados de una frontera o umbral); quiero decir, estando entre el día y la noche, la tranquilidad y la inquietud.

No es un límite. Es un camino, un puente. La naturaleza lo es todo.

www.irenecruz.com

Proyecto: The Muses
Año: 2016
Formatos:
16 x 24 cm - Serie de 5 + P/A
24 x 36 cm - Serie de 5 + P/A
40 x 60 cm - Serie de 5 + P/A
80 x 120 cm - Serie de 3 + P/A
Firmada por el autor.


¿Quién se pertenece en realidad? Ni siquiera el tiempo mismo ha negado el paso indemne que le impide su estadía. Sólo se deja llevar y se sucede sin más. Quizás se piense en la espuma que repta sobre la playa y en caricias borra el hilo de existencias que se transforman en una, en única travesía; girando desde la sombra del vaivén que rompe en olas, del buen deseo de mirar por el aliento de estar. Donde soy es donde existo.


Así nada es totalmente propiedad de nadie, ni jamás antes lo ha sido. Al nacer se habita un guiño que se antoja impostergable. Tal suspiro significa la gran oportunidad de ser uno, y mutar en movimientos de los gritos tan plurales a la inspiración que invade, una vez que así se admita. A los pies de todo el mundo se dispone lo que es cierto, el alma con que se mira, la memoria sin tendencia a olvidarse de sus tramas. No se es lo que se ha visto, se ha visto lo que se es.


Irene Cruz nos invita a mirar desde la hondura, desde el borde a frases mudas que traduce con sus musas, las siluetas conocidas. Las autoras de una brisa inspiradora convertidas en amigas. Todas ellas confeccionan la tertulia y se marcan el precepto de convertirse en la misma delicada identidad. Es el nombre dado a todas, flor de piel en carne viva que bien viste, y sus flores favoritas reposan en el umbral que apenas les delimitan ese cuerpo terrenal del paisaje de neblinas azuladas y colores de horas raras de eterno bosque otoñal. Hacen sentir la dulzura del perfume que les baña y resbala por su cuello, ata sus extremidades sin cautela desmedida o descansa en los recodos preferidos del deseo; coronando cabelleras o vigila movimientos ulteriores ajenos a cualquier miedo.


Epítome de la musa es las musas por igual. Su labor es tan sencilla: encumbrar el ansia de perpetuar la inmensidad del entorno de un artista, de quien ve tan más allá que congela los instantes en contextos que no expiran. La emoción del pensamiento en remanso de verdad.


La creación en pos de serse hasta donde alcance la vida. Si uno entiende que mirar no obedece a notas claras, a primeras vistas y fachadas, cada estampa del fulgor que presenta Irene nos regala su reflejo: ese impulso de dejar porciones del alma/artista en cada una de sus placas. Porque bien sabido es que los ojos son el espejo del alma, e Irene descubre a sus musas sin un rostro que devuelva esa audaz mirada fija al espectador que aguarda. Para no romper el ciclo (quizás), y no ahondar en distracciones. Sabrá bien, tal vez, pensar que lo hará por dejar claro que ese instante disecado es el mundo que le inspira, que ve a diario y le supone nuevos vuelcos creacionistas. Es el mundo al que se adhiere por no dejar nunca fuera las urgencias de mostrar la belleza sin resguardo. Ese mundo es el que mira. Ese mundo es ella misma a través de un objetivo, y sobre esta frágil línea le dedica su carrera a reinterpretar silencios, a vestir desnudos quietos con las flores de una vida, a imitarse en las figuras de mujeres que caminan a su lado en la fortuna de encontrarse en una misma; primando naturalezas, dando merecido trato a la conciencia del cuerpo, al susurro de la tierra y los abrazos de un árbol; al agua que desespera por llevar su cauce al tiempo.


Se revelan las palabras como descanso juglar y que convergen en la calma. Porque intentar resolver los encuentros de estos años con la pasión que desvela queda corto a la distancia. Quizás todos seamos ellas, esas musas renombradas en imágenes de velas que otrora ya señalaran el camino a la poesía, o lo que sea que parezca que signifiquen las letras. Qué eso sea lo único cierto: no saber quedarse quieto y calzarse todo el suelo, o pertenecer al tiempo que significa belleza.


Christian Chávez Plasencia

Todos los ejemplares están impresos en papel estucado de calidad artística y con tintas pigmentadas que son estables a la luz y con una longevidad mínima garantizada de más de 75 años. Con papeles Hahnemühle que garantizan la permanencia y proporcionan un acabado inmejorable.

Certificado de autenticidad

Todas las impresiones de las obras de Fifty Dots están numeradas, pertenecen a series de edición limitada, vienen firmadas por el autor y acompañadas de un certificado de autenticidad, con expreso consentimiento del autor.

Certificado de autenticidad de FiftyDots