Click Here

Tokyo Blur 2

Tokyo Blur 2

César Ordóñez

484,00 €

Disponibilidad: En existencia

Proyecto: Tokyo Blur

Año: 2013

Formato: 30 x 45 cm · Serie de 20

Firmada por el autor.

César Ordóñez

César Ordóñez, fotógrafo y vídeo-artista, desarrolla su actividad principalmente entre Barcelona (su ciudad natal) y Tokio (su ciudad laboratorio). Utiliza el lenguaje visual y su universalidad, como herramienta para reflexionar sobre el mundo actual, la belleza de la existencia y su fragilidad. Explorando cómo nuestros pensamientos y actitudes influyen en nuestro entorno, y en el devenir de las sociedades en las que vivimos, y viceversa. Con un estilo vital, íntimo y a menudo introspectivo, sus obras transitan entre lo real y lo metafórico, entre lo vivido y lo soñado.

Su carrera como autor empieza a finales de los 80 en Barcelona, y la retoma plenamente a partir del año 2007 (cuando crea “Ashimoto”, su primer proyecto “tokiota”), después de un paréntesis de más de 15 años, durante los cuales prioriza su actividad como fotógrafo profesional en los campos del retrato, la moda y la publicidad, y la labor asociativa dentro del mundo fotográfico.

Ha expuesto en España, México, Francia, Rusia, Japón, Corea del Sur, China y Perú. Atesora 15 exposiciones individuales y más de 50 colectivas. Desde 2012 ,destaca su participación en Tokyo-Ga.org, un extenso proyecto sobre la capital japonesa, que reune a 100 fotógrafos internacionales. Sus obras forman parte de importantes colecciones de arte como: Fundació Foto Colectania (Barcelona, España), Auer Photo Foundation (Ginebra, Suiza) y Fundación Unicaja (Málaga, España), y diversas colecciones privadas en España, Francia, Rusia y México. Su último libro publicado es Tokyo Blur.



www.cesarordonez.com

Proyecto: Tokyo Blur
Año: 2013
Formato: 30 x 45 cm · Serie de 20
Firmada por el autor.


"Estoy en Tokyo. Es de noche y está lloviendo. Todo se difumina a mi alrededor. Los rostros, las luces, los momentos vividos. Yo mismo siento que me desvanezco, que pierdo el control. Lejos de inquietarme, me inunda una sensación de quietud, de reconocimiento y de renovación. Más allá de las primeras brumas que dificultaban mi visión, todo se presenta ahora con una claridad diáfana, cristalina. Empiezo a hilvanar mi vida para tratar de comprender por qué he venido hasta aquí".

César Ordóñez


Lluvia. Noche. Vida. Japón. La encapsulación de lo que convive entre el ruido interno y el externo, suspendida en un tiempo que da ritmo y vertebra la intimidad de lo humano. Texturas. Y todo ello orbitando alrededor de un desenfoque que, como bien recalca César Ordóñez, no es más que el vehículo para tomar conciencia de que la vida, en un porcentaje muy elevado de sus planos, no está en manos de quien la vive, sino a la inversa.

En Tokyo Blur se mece desenfocada la flor del cerezo mientras el río se cubre de pétalos que parecen hilos de seda y cerca, muy cerca, una garza equilibra el aire que la rodea. La obra de Ordóñez es el lenguaje de la inversión: el desenfoque propicia la poética, y los símbolos –el monte Fuji emergiendo de su cara menos visitada, los comensales difuminados en una pecera de plástico, ajenos a la claridad que les envuelve y que no han de tocar- crean hitos en el camino por los que el observador sube montaña arriba, desde el negro hacia el blanco, desde lo que se adivina a lo que está, en un viaje de descubrimiento. Tokyo Blur ofrece una propuesta de crecimiento y de ansia de conocimiento. Es una propuesta silenciosa, de contemplación lenta y de proceso íntimamente individual. Aquí hay recorrido: las imágenes importan por lo que son, pero atrapan por los huecos que muestran, invitando a estirar la mano y querer tocar para buscar una nitidez que es, seguramente, la que todos anhelamos encontrar en nuestro propio espejo.

Si me preguntan por qué hay que acercarse al universo japonés de César Ordóñez, la respuesta es tan obvia como lo son los binomios enfrentados que vertebran este Tokyo blur: “no hay que acercarse. Hay que atreverse”.

Alejandro Palomas


TOKYO BLUR es el cuarto proyecto de César Ordóñez en Tokio desde 2007, una ciudad con la que tiene una estrecha relación desde hace años. A través de imágenes en blanco y negro, mayoritariamente nocturnas y cercanas a la abstracción, nos adentramos en una ciudad misteriosa, sensual y "desenfocada". Un "desenfoque" intencionadamente metafórico.

Simbólicamente, esta serie intenta captar esos momentos en los que estamos "fuera de foco", fuera de nuestro entorno habitual, lejos de la rutina y el estrés diario. En general, en nuestra vida cotidiana, intentamos tener todo bajo control. Pero cuando nos alejamos de nuestras referencias culturales, sin entender la mayor parte de lo que pasa a nuestro alrededor, es más fácil darse cuenta de que tratar de controlar la vida es imposible. Mejor vivirla.

Quizás sólo es una paradoja, pero esta es la sensación cada vez que voy a mi querida Tokyo. Hay muchas situaciones "fuera de foco" a mi alrededor. Sin embargo este hecho, de alguna manera, desconecta el incesante ruido de la mente y me permite una mejor comprensión de la vida, del presente.

Todos los ejemplares están impresos en papel estucado de calidad artística y con tintas pigmentadas que son estables a la luz y con una longevidad mínima garantizada de más de 75 años. Con papeles Hahnemühle naturales, 100% algodón y libres de ácido que garantizan la permanencia y proporcionan un acabado inmejorable.

Certificado de autenticidad

Todas las impresiones de las obras de Fifty Dots están numeradas, pertenecen a series de edición limitada y vienen acompañadas de un certificado de autenticidad, con expreso consentimiento del autor.

Certificado de autenticidad de FiftyDots